LiveZilla Live Chat Software

Síguenos en:

Usted está en:

Zona infantil

Ciclo del agua

El agua que existe en la Tierra se puede encontrar en tres estados diferentes: sólido (hielo, nieve), líquido y gaseoso (vapor de agua). Las fuentes de agua existentes en la naturaleza, incluyendo la lluvia, están en constante cambio pues el agua de la superficie terrestre se evapora, la de las nubes cae, la lluvia se filtra por la tierra, etc, pero la cantidad total del agua en el planeta no varía.

A la circulación y conservación del agua en la tierra se le conoce como ciclo del agua.

Según estudios científicos cuando la tierra se formó ya tenía en su interior vapor de agua siendo en un principio una enorme bola en constante fusión con cientos de volcanes activos en su superficie. El magma, cargado de gases con vapor de agua, emergió a la superficie gracias a las constantes erupciones, la tierra se enfrió, el vapor de agua se condensó y cayó nuevamente a la superficie en forma de lluvia.

El ciclo se inicia con la evaporación del agua desde la superficie del océano y a medida que se eleva el aire húmedo se enfría y el vapor se transforma en agua, así se da la condensación; las gotas se juntan y forman una nube, luego, caen por su propio peso generando la precipitación (lluvia). Cuando en la atmósfera hace mucho frío el agua cae como nieve o granizo pero si la temperatura es más cálida caerán gotas de lluvia.

Una parte del agua que cae a la superficie terrestre la aprovecan los seres vivos, otra se escurre por el suelo hasta llegar a un río, un lago o el océano, fenómeno conocido como Escorrentía, otro porcentaje del agua se filtra a través del suelo y forma capas de agua subterránea, los acuíferos y todo este proceso es la Percolación. Tarde o temprano toda el agua volverá a la atmósfera, principalmente por evaporación, y nuevamente se dará el ciclo.